Bankia, el banKo que financié y que ahora me cobra más comisiones

Razones para no ser banKero

Razones para no ser banKero.

Me dice T. que lo que ha ocurrido con la creación del supermegabanKo Bankia es demencial. Yo la verdad es que sólo he seguido muy por encima el tema porque vivo en el extranjero, y eso que tengo cuenta en Caja Madrid. Tan por encima que un día mi madre me dijo al teléfono que probara a entrar en Internet a mi cuenta de Caja Madrid porque ésta había desaparecido por un banKo con K en el nombre, como suelen escribir los okupas y los antisistema, y que además, hacía pocos días que me había llegado una carta de bienvenida de Rodrigo Rato, a quien no tengo el gusto (o disgusto) de conocer. Una carta, en la que por un lado me saludaban y por el otro me mencionaban la nueva lista de comisiones. Así tal cual. Unas comisiones que, está demás decirlo, son mayores a las que aplicaba Caja Madrid.

Así, me enteré de que Bankia es un conglomerado de cajas de ahorros (Caja Madrid, Bancaja y otras cajas secundarias con nombres de provincias españolas) que hasta hace poco estaban a punto de irse a la mierda. Entonces, dice mi amigo T., no se les ocurre a estos banKeros otra cosa que dar el golpe de gracia aprovechando la coyuntura de debilidad y de reformas rampantes que se anuncian a los cuatro vientos desde los círculos políticos. Lo que han hecho es un movimiento maestro tan infame como exquisitamente genial que le hace a uno ponerse blanco del susto.

Resulta, prosigue T., que durante estos últimos años las cajas mencionadas empezaron a experimentar una situación económica insostenible. Unos dicen que porque la crisis les influyó como a todos los ciudadanos de a pie; yo digo que porque se pasaron de listos y se hicieron insolventes por su propia avaricia. El caso es que las cajas no se podían dejar quebrar y lo que se les ocurrió fue salvarlas con la pasta de todos nosotros, sí, de los que siempre salvamos el culo a los que nos meten en problemas: los ciudadanos. El proceso se denominó: recapitalización de las entidades financieras y tuvo su pistoletazo de salida ni más ni menos que en el Consejo de Ministros (¡gracias PSOE, gracias Zapatero!) con la excusa de que era menester reforzar el sistema financiero (¡qué curioso que siempre haya que reforzar SU jodido sistema financiero y no el nuestro, el de la gente sencilla!). Conforme a este proceso de recapitalización, es decir, de inyección de pasta, diseñaron y aplicaron la estrategia siguiente: tenemos cajas de ahorros al borde de la quiebra, las unimos, les inyectamos pasta de todos los contribuyentes y creamos un nuevo banKo (ya no una megacaja), durante cuyo proceso de creación aprovecharemos para cambiar el contenido de los contratos de sus clientes. Ahora, fíjate, nos cobran más comisiones. Ahora, un banKo financiado con mi dinero, me cobra a más comisiones. Y todo ello con la connivencia de los políticos.

Por tanto, concluye T., todos los ciudadanos deberíamos tener claro lo siguiente:

  • El sistema financiero (con banKeros, especuladores, financieros, aseguradoras, agencias de calificación, etc.) está diseñado para la obtención de beneficios incluso en momentos de crisis.
  • Crisis que son ocasionadas por ellos mismo, los actores del mundo económico que no somos ni seremos nunca tú o yo.
  • Crisis que salvaremos siempre tú y yo y todos nuestros conciudadanos de clase media o baja.
  • Crisis ocasionadas por la avaricia obscena de los que mueven los hilos de la economía, no por nadie más.
  • Crisis diseñadas y programadas para que ellos salgan aún más enriquecidos o, en su defecto, para reforzar los mecanismos políticos, legales y financieros que les garantizan el enriquecimiento.
  • El nuevo sistema de esclavitud del siglo XXI es el endeudamiento.
  • Endeudar a la población es como poseer su alma.
  • La población endeudada es una nueva clase social y esclava.
  • Todo lo que pueda producir la clase endeudada no les pertenece a éstos, sino que su enriquecimiento queda monopolizado por los acreedores, que son los de siempre.

Así que, me dice, ¿por qué la gente no cambia de banKo cuando éste le cambia las condiciones contractuales, como haríamos si esto lo hiciera cualquier empresa de servicios que tenemos contratada? Porque para muchos es un coñazo tener que cambiar la domiciliación de la nómina y de los demás recibos, proceso que muchas veces por incompetencia o por mala fe del empleado de turno del banKo no se realiza correctamente y conlleva situaciones indeseables como la devolución de recibos y los recargos por atraso en los pagos, etc., le respondo yo. Pero para comprar un coche, prosigue T., sí que vamos diez, mil, las veces que haga falta a los concesionarios a probarlos y a consultar y comparar precios, prestaciones, características; y para comprar ropa o bisutería visitamos diferentes tiendas con el fin de encontrar el producto que más nos conviene. ¿Por qué no hacemos eso mismo cuando nuestro banKo de repente decide timarnos todavía más que antes?

Pues sí, respondo yo, deberíamos hacerlo. Salir a comparar las condiciones y las comisiones de los productos banKarios debería ser una obligación de todo ciudadano. Al menos para que no se nos quede cara de gilipollas cuando veamos las comisiones descontadas en nuestra cartilla.

Y además nos insultan con spots publicitarios como éste:

Aunque algunos afortunadamente saben leer entre líneas y sacan a relucir la verdad:

***

Adenda

Edit: en el blog de Tercera Opinión también hacen una crítica a BanKia y a todo lo que hay detrás.

Edit: página en la que se listan las comisiones más importantes de BanKia, ya que en la página web de BanKia son imposibles de encontrar y la carta que recibí de Rodrigo Rato me queda a unos 9000 km de distancia y no la puedo escanear.

Edit: otra reflexión, muy acertada a mi parecer, sobre BanKia y su nueva línea propagandística “Hazte bankero” en el blog www.hijosmarrones.com :

Esto es ser un Bankero

Esto es ser un Bankero. Tomado del blog http://www.hijosmarrones.com.

Edit: llevo un par de días intentando encontrar la lista de las comisiones en la página web de Bankia sin ningún resultado. Curiosamente, hay un enlace en la parte inferior de la página que se llama “Tarifas” pero que al pincharlo abre una ventana emergente que enlaza con la página de inicio del banKo. ¿Alguien sabe dónde encontrarlas?

Edit: más reacciones y motivos para mandar a paseo a Bankia en este artículo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Velencia en el que, además, se mencionan también las cuotas de varias comisiones que entran ahora en vigor para el 1 de agosto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s