El éxito del #19-J y (de nuevo) los medios de comunicación

Lo que sigue a continuación es una transcripción de una charla que mantuve con mi amigo T. acerca de la manifestación del #19-J y su repercusión en ciertos medios de comunicación.

T.: Oye, ¿qué te pareció la cobertura de los medios esta vez con la manifestación del #19-J?

Yo: Lo mismo que con el #15-M, la misma desgana voluntaria por contar unos acontecimientos históricos en España (porque estoy seguro de que a esta altura ya se pueden considerar históricos) y que se están reflejando en otros países del mundo. Algo por lo que de verdad me siento orgulloso de ser español. ¿Tú viste la manipulación de Telemadrid con las protestas frente al Parlament catalán?

T.: ¿Te refieres a éstas imágenes?

Yo: Sí, me refiero a esas imágenes y a las disculpas de hoy, que también se las traen:

T.: Mira como empieza: «¿saben lo que es la fe de erratas?». Si se dirige a la audiencia como si ésta fuera gilipollas empezamos mal, muy mal. Es vergonzoso que un periodista tenga que disculparse ante las cámaras por haber dado una información falsa, pero parece que a esta señora, María López por más señas, no sólo no le afecta, sino que aprovecha la ocasión para aleccionarnos con el más maternal de los tonillos sobre qué es una fe de erratas. Si pone en duda que sus telespectadores sepan qué es una fe de erratas, entonces es que está convencida del bajo nivel cultural de éstos. Pero puede que tenga razón: quien vea estos programas de Telemadrid (hay otros que se salvan, no voy a tirar a la hoguera a los 1200 trabajadores de la televisión pública madrileña) no puede tener un nivel intelectual muy elevado.

Yo: Cuidado que estás insultando a mucha gente.

T.: No les estoy insultando, sino definiendo, que es bien distinto. Cada uno es libre de poner el canal de televisión que quiera y Telemadrid ofrece desde que el PP está en el poder, una televisión de mierda y manipulada hasta unos niveles inaceptables que insultan la inteligencia de cualquier persona (culta o no) que tenga un poco de sentimiento crítico. Además, más insultado me siento yo con la forma que tiene María López de dirigirse a la audiencia. Que parece que somos todos tontos menos ella.

Yo: Estoy de acuerdo.

T.: Pero sigamos analizando sus palabras. María López dice: «el pasado jueves cometimos un error». Quédense con la primera persona del plural en su discurso.

Yo: Es obviamente un plural mayestático que suele utilizarse en la redacción de textos cultos o en discursos serios. También en la tele. No le veo el problema.

T.: Puede, pero a continuación afirma: «pero no fue Telemadrid quien metió esas imágenes, sino yo», para a continuación deshacerse en un discurso emotivo de lo injusto que sería criticar a toda la casa en la que trabajan unos 1200 trabajadores por un error que ha cometido ella. Pero sigo: «lo que no puede ser es que cada error que se sale en antena sea jugando con el pan de estos 1200 trabajadores, y en esta ocasión el error fue mío». Señora López, lo que no puede ser es que durante sus disculpas por un error claro y malintencionado suyo usted esté exhortando a los que la criticaron o criticaron Telemadrid que lo hagan de la manera que a usted le parezca. Es cierto que entre esas 1200 personas habrá muy buenos profesionales, muchos seguro que mejor que usted, y estoy convencido de que además habrá muchos de ellos que se juegan el puesto de trabajo por ser imparciales y justos a la hora de informar en una casa como es Telemadrid.

Yo: Es que hasta en las disculpas aprovecha para defenderse atacando a quien critica, es alucinante. Telemadrid ya tiene una fama, ganada a pulso que hace que la voz crítica sea cada vez más implacable contra sus manipulaciones y meadas fuera de tiesto. Tienen merecido el encono de sus detractores.

T.: Bueno, pues lo que en un principio parecía una disculpa, y tras esa emotiva arenga en pro del pan de los 1200 trabajadores de Telemadrid, la señora López aprovecha para volver a manipular, mentir, distorsionar, informar a medias y con fundamentos débiles. Vuelve a afirmar que la manifestación frente al Parlament fue violento, lleno de jóvenes que, gritando consignas del #15-M, atacaron con piedras, latas, botellas llenas de «arenas» a la policía, marcando esa jornada con la más pura violencia antisistema y perrofláutica.

Yo: Soy yo o dice textualmente María López en el minuto 0:45 «cuando ese día se cuestionaba el ideario del #15-M…». ¿Se cuestionaba el ideario del #15-M? Señores, primicia mundial, a la señora María López le ha traicionado el subconsciente y ha dicho lo que piensa sin tapujos y lo que burdamente pretendió criticar con imágenes manipuladas: pretendía cuestionar el ideario del #15-M. Que yo sepa, el ideario de un movimiento como el 15-M es el que es, que por cierto, con sus defectos, me parece bastante sensato y justo, pero otra cosa son los violentos (fueran topos de la policía o simples mastuerzos con ganas de quemar adrenalina), que por lo demás, fueron una minoría. Una cosa es que en una manifestación de corte pacífico haya unos pocos que prendan la mecha de la violencia, como fue lo que ocurró en Barcelona y donde además, los manifestantes se encararon contra los cuatro estúpidos que tiraron objetos a la policía, y otra muy distinta es una turba violenta y descontrolada con el único fin de destrozar mobiliario público y atacar a la policía, como ocurre por ejemplo tras ciertos partidos de fútbol. María López no sólo mezcla fotos de dos situaciones distintas que no se corresponden y además lo hace mal, sino que en lugar de decir cómo son las cosas (como debe ser el objetivo y la obligación de todo periodista), pretende que las cosas sean como ella quiere que sean.

T.: Muy buena observación. He visto el vídeo varias veces y no había caído en ello.

Yo: ¿Pero qué es lo que ese tipo que sale en las fotos, delante de un furgón de la policía, lleva en la mano derecha? ¿Seguro que es una piedra? Porque puede ser hasta una camiseta o un gorro o una bufanda hecha un gurruño. La foto es todo menos clara. ¿Y las botellas llenas de arena hay que creerlas porque ella lo dice? Hum, pues va a ser que no. O mejor: va a ser que ya no me lo creo, porque su credibilidad está más que cuestionada.

T.: Es más, han emitido 5 fotografías, y la primera es la única en la que se aprecia un acto violento: el chico que está lanzando una lata de Coca-Cola con la mano izquierda y sujetando algo en la derecha que, además, no está claro lo que pueda ser. Las cuatro fotografías restantes, aparte de que parecen extractos y no fotografías completas, no evidencian violencia de ningún tipo. ¿O es que es violencia ahora ponerse delante de un furgón de la policía para intentar pararlo? ¡Por favor, pero qué zafiedad!

Yo: Esta mujer no sólo es ella la única responsable del supuesto daño que pone en tela de juicio el pan de los 1200 trabajadores de Telemadrid, sino que es también la responsable de manchar el oficio periodístico y de ponerle la guinda esperpéntica a todo ello con semejantes disculpas. Debería irse por dos motivos: por inocente incompetencia (anda que las banderas de Grecia y el rótulo en griego en los escudos de los antidisturbios no se ven bien ni nada) o por intento de dolosa manipulación. Y añadiría también un tercer motivo: por no disculparse correctamente y reincidir en los motivos criticados mostrando nuevas fotografías que no informan de nada y menos de lo que ella pretende que informen.

T.: ¿Y qué decimos de la portada de hoy de La Razón?

Yo: Je, je. Ésta sí que es para mondarse de la risa. A primera vista parece una foto de la manifestación del #19-J con gente agolpándose frente a las Corts en Barcelona, pero es que a los internautas no se les pasa ni una y en seguida han descubierto que se trata de una manipulación tan burda como la que podría hacer un niño de cinco años. Aquí está la prueba:

Manipulación en la portada de La Razón (20/06/2011).

Manipulación en la portada de La Razón (20/06/2011).

Foto tomada de aquí.

T.: ¡Un señor sin cabeza, de por dios!

Yo: A mí lo que me alucina es cómo un periódico de tirada nacional que se presume serio se juega de forma tan estúpida su ya menoscabada reputación con semejante engendro de portada. ¡En portada, es que ni más ni menos que EN PORTADA! O es que la mano que les da de comer los tiene cogidos por los huevos o es que son unos ingenuos de mucho cuidado. ¿Pensaban que nadie se iba a dar cuenta? ¿Que semejante chapuza iba a colar? ¿Que nos lo íbamos a tragar?

T.: Lo bueno es que esta manipulación se denunció por Internet horas antes de que el periódico llegara a los quioscos.

Yo: La pregunta ahora es ¿qué hacemos con un periódico como éste, con la credibilidad por los suelos?

T.: Pero espera que aún hay más. ¿Recuerdas a María López de Telemadrid disculpándose por su error?

Yo: Obviamente.

T.: Pues mira cómo se disculpa La Razón por su error.

Yo: ¡Pero si no se disculpan! Es más, si el artículo lleva por título «La foto que nunca se manipuló». Y yo que veo a un hombre sin cabeza en dicha foto…

T.: Estoy seguro de que a pesar de todo, ni rodarán cabezas (ya lo hicieron en la foto), ni sus lectores dejarán de comprarlo. ¿Te convencen sus argumentos?

Yo: Pues no.

T.: Menos mal que aún nos queda Internet.

Yo: Menos mal.

El 19-J ha sido un éxito porque sacar a más de 200 000 personas (según El País y otros rotativos) de casa en toda España y en otras ciudades europeas para protestar por el Pacto del Euro, la crisis y la insostenible situación del pueblo frente a los recortes, la corrupción, la precariedad laboral y las demás lacras del presente siglo, y todo ello poco después de un mes del 15-M en donde también se consiguió un poder de convocatoria relevante, no puede entenderse como una anécdota insignificante. La gente vive con el agua al cuello. La gente está harta. La gente estamos desarrollando un pensamiento crítico nunca antes visto que debería preocupar a las clases de poder, un pensamiento que les hace cada vez más cuestionarse la información de los medios de comunicación o las palabras edulcoradas y bienintencionadas de los políticos. Lo que está sucediendo en España no es un coro de gritones mínimamente representado en los jóvenes camperos de las plazas españolas. Se está convirtiendo en un sentimiento común unido por un fin común en pos de un cambio necesario, un cambio por una realidad más justa para todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s