Cambiar al sistema desde el sistema

Hablando ayer con un amigo sobre las protestas en la Plaza del Sol y su repercusión en los medios y en la mentalidad de la gente llegamos a la conclusión de lo siguiente:

  1. Lo que está pasando en tantas plazas de las principales ciudades de España era algo que tenía que ocurrir tarde o temprano. La clase política ha ido demasiado lejos, la cuerda se ha roto. La gente está más que harta.
  2. Puede tratarse del comienzo de algo importante, de algo que puede llegar a cambiar el mundo si este movimiento espontáneo se contagia fuera de nuestras fronteras, como así parece ser.
  3. La espontaneidad, la heterogeneidad y la desvinculación de todo tipo de partido político o sindicato por parte de los manifestantes convierten a este evento en algo impredecible, único y muy difícil de asimilar por los poderes políticos y mediáticos.
  4. La consistencia y claridad de ideas de los manifestantes (ejemplos como Cristina, madre de 46 años o este joven anónimo de 19 años) hacen pensar que es posible cambiar algo, es un impulso de esperanza para todos. Por primera vez en mucho tiempo veo a la gente realmente motivada, informada, tolerante y al mismo tiempo firme y comedida en sus actos. Esto, para mí, ya convierte esta situación en algo histórico en España.
  5. Los intentos de manipulación por parte de los partidos políticos, adhiriéndose a los manifestantes, o de los medios informativos, desacreditándolos (un ejemplo, y otro ejemplo, en el minuto 6:58) resultan demasiado obvios y producen el efecto contrario al pretendido. Resultan verdaderamente patéticos.
  6. Este movimiento popular NO promueve la abstención ni el voto en blanco.
  7. Tampoco incita al voto de ningún partido.
  8. Este movimiento procura inculcar en la ciudadanía el voto responsable.
  9. Procura castigar el bipartidismo, caras de la misma moneda.
  10. Lucha por obtener un sistema más justo para todos, tanto para la gente de ideología de izquierdas como de derechas.

Y la mejor forma de hacerlo es como lo están haciendo, de forma pacífica, organizada, plural, libre: cambiando el sistema desde el sistema.

Qué rabia me da no poder estar ahí para aportar mi pequeño grano de arena, pues no me cabe duda de que todo los que pasan las noches en la Plaza de Sol están defendiendo y luchando por una situación mejor PARA TODOS. Gracias, de vedad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cambiar al sistema desde el sistema

  1. Pingback: Y les tocó a los suplentes. Opinión sobre el segundo debate « La voz seca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s