Sobre la muerte de Bin Laden

El enemigo número uno de los EE UU yace desde el 2 de mayo en el fondo del mar. La noticia podría calificarse como una de las más importantes no sólo del año en curso, sino también de los últimos años. O quien sabe, quizá sea la noticia de la década o una de las privilegiadas en pasar incluso a los libros de historia. El presidente Obama no se demoró en convocar a los medios de comunicación y a eso de las once de la noche del 2 de mayo informaba a los EE UU y, por tanto, al mundo entero, de que el mayor enemigo del país, y por tanto, del mundo entero, había sido abatido en una operación militar secreta. Las masas salieron esa misma noche a las calles, Manhattan se llenó de banderas de barras y estrellas y de carteles con lemas de orgullo y desafiantes, gente celebrando la muerte de un hombre, quizá un asesino, sin duda un terrorista.

La verdad es que con los temas de política yo siempre me guío por la consigna de piensa mal y acertarás. Son tantas veces las que los gobernantes mienten, ocultan, manipulan la información a sus ciudadanos que prácticamente por pura estadística uno acierta más veces si de entrada tiende a no creerse nada de lo que le cuentan. No estoy diciendo que la muerte de Bin Laden sea un montaje; probablemente no lo sea, pues si uno se para a pensar detenidamente, cualquier presidente estadounidense habría querido colgarse la medalla de su muerte sin demoras innecesarias. Pero hay algo en toda esta noticia que me resulta bastante sorprendente. En primer lugar el hecho de que prácticamente toda la comunidad internacional, con su silencio o con su aprobación expresa (como ha sido la del mismo presidente Zapatero) haya avalado semejante despropósito contra la legalidad internacional y los derechos humanos. Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que nosotros no somos como ellos (los terroristas). Nosotros nos regimos por el imperio de la Ley, el cual está por encima de cualquier ser humano. Y si la Ley dice que a un delincuente asesino y terrorista hay que garantizarle un juicio justo o que a un prisionero de guerra hay que aplicarle el Convenio de Ginebra, debemos hacer lo posible por cumplirlo, porque… una vez más, nosotros no somos como ellos. Ellos son los terroristas, los que no sienten lealtad nada más que a sus propios impulsos delictivos y destructivos, los que ponen bombas y matan civiles inocentes y aun sienten limpia la conciencia.

Piensa mal y acertarás. Otro dato que me resulta llamativo es la forma en que dicen que se han desecho del cuerpo de Bin Laden. Parece ser que tras sólo seis horas de su ejecución ya habían realizado una prueba de ADN del cuerpo y lo habían trasladado en helicóptero hasta el sur de Pakistán para lanzarlo al mar con el fin de evitar, en caso de enterrarlo, que dicho lugar se convirtiera en una especie de centro de peregrinación. ¿Por qué no muestran evidencias de la muerte de Bin Laden? Sólo se me ocurren dos opciones: porque sigue vivo o porque hace mucho tiempo que está muerto. En cualquier caso deben tener poderosos motivos por los que no les conviene hacerlo y que la población general nunca conoceremos. Sin embargo, sí se han publicado numerosas fotos del complejo donde vivía el terrorista, así como instantáneas (bastante fuertes, por cierto) de las personas abatidas que acompañaban a Bin Laden en el momento del asalto. En diversos medios de comunicación he leído que los soldados que participaron en el asalto tenían órdenes explícitas de matar a Bin Laden, probablemente porque de capturarlo vivo, éste se convertiría rápidamente en una «patata caliente» para los EE UU. Es bien sabido que, entre otros, la familia Bush tenía bastantes negocios con la familia Bin Laden, por lo que es más que adecuado pensar que Osama preso debía resultar más peligroso que Osama muerto. Aunque esta teoría me resulta también llamativa en el sentido de que ¿no les parece que hacer preso al cabecilla de una red terrorista internacional tan peligrosa como es Al-Qaeda, aparte de que en cumplimento de la legalidad debía ser lo prioritario, podría haber constituido un hito en la empresa de desmantelar dicha red? ¿Qué información podría haber facilitado Bin Laden sobre su modus operandi, tipo de financiación y reclutamiento, etc., de habérsele podido interrogar? Probablemente mucha. Probablemente también alguna que rechinara a oídos de los EE UU y de la comunidad internacional.

Piensa mal y acertarás. Seguro que no acierto, pero a veces me gusta pensar en las cosas más estrambóticas y esto es un ejercicio que, por muy raro que parezca, me ayuda a entender: ¿es posible que Al-Qaeda fuera en cierta forma un invento de la CIA? ¿Es realmente absurdo pensar así? Probablemente. De lo que no tengo ninguna duda es de que un mundo en el que no haya un enemigo contra el que combatir es un mundo no deseado por los estados y grupos de poder. Tras la caída del Muro de Berlín y del bloque comunista desapareció el enemigo de occidente que había ocupado ese lugar durante los 40 años anteriores. ¿Qué ocurrió durante esos 40 años? La carrera armamentística, una de las industrias más prolíficas y que mueve más dinero en el mundo, llegó a disfrutar de su mayor auge. En esos 40 años el mundo estaba dividido en dos partes y el 1989 una de esas partes desapareció. Imagino que las mentes retorcidas de los lobbies de presión o de los grupos de poder empezarían a maquinar para encontrar el elemento que ocupara el lugar del bloque comunista derrotado y extinto. Y voilà, lo encontraron en el mundo árabe. Éste cumplía con los requisitos básicos para ocupar el puesto: encontrarse lejos occidente y poseer una lengua y culturas bien distintas a las de occidente. Y además aportaban un valor añadido: eran de una religión distinta. ¿Es descabellado pensar así? Posiblemente. Pero creo que un brainstorming de ideas en este sentido no sólo es inocuo, sino que además resulta interesante.

En el mundo en el que vivimos campa a sus anchas la desigualdad y el mal reparto de los recursos y los bienes. Es bien sabido que la riqueza y, por extensión, el poder y la influencia, está en manos de una selecta minoría que hace todo lo posible por conservar sus privilegios. Y más aún cuando el sistema económico global es el capitalismo, que viene a ser lo mismo que decir el que tiene puede, el que no tiene nunca podrá. En definitiva, pienso que todos los valores por los que (hipócritamente) luchan los gobiernos occidentales son pisoteados a la vista de todos con actuaciones como las del asalto a la residencia de Bin Laden, un hecho que, creo, supone un peligroso precedente: si antes las intervenciones de este calado se mantenían en el mayor de los secretos, ahora no sólo se hacen públicas, sino que son aplaudidas por la comunidad internacional. Estos hechos sólo pueden hacer que reafirmar la impunidad y esto da bastante miedo. Por primera vez en toda mi vida creo que no puedo estar más de acuerdo con lo que afirmó hace tres días el Vaticano en relación con la ejecución de Bin Laden: «no es de cristianos [ni de personas decentes, añado yo] alegrarse por la muerte de un hombre».

P.D.: No sé si habrá alguien que malinterprete mis palabras y crea que, de algún modo, yo estoy a favor del terrorista Bin Laden. Nada más lejos de la realidad. Lo que quiero decir es que si creamos unas reglas y unas normas (los Derechos Humanos, el Derecho Internacional, la Convención de Ginebra) para hacer un mundo más justo, debemos cumplirlas y no sólo usarlas para llenarnos la boca con ellas durante los discursos electorales.

P.P.D.: Parece que la alegría que expresó la Canciller alemana Angela Merkel sobre la muerte de Bin Laden ya le ha supuesto la primera denuncia (por parte de un juez, ni más ni menos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s