El peligro (oculto) de Twitter

Un presidente del Gobierno (Zapatero) opinando en Twitter sobre si se debe o no sancionar a un deportista sospechoso de dopaje (Alberto Contador). ¿Pero esto qué es? Para qué pagamos los contribuyentes españoles a tanto asesor y funcionario si luego van y la cascan por ahí sin el más mínimo resentimiento, totalmente inconscientes de la repercusión de sus palabras. Hay ciertos comentarios u opiniones que el personal de un Gobierno y sobre todo su Presidente no pueden hacer. La afirmación de Zapatero sólo puede perjudicar su propia imagen, la del deportista a quien pretende arropar y soliviantar a los responsables de llevar a cabo de investigación que determinará si Contador se dopó o no se dopó, es decir, a la Federación Española de Ciclismo.

Además, imagino que Zapatero debe tener seguramente otros asuntos de mayor transcendencia que atender en estos momentos.

¿Qué intereses puede tener un Presidente del Gobierno en realizar tales afirmaciones? ¿Es que no sabe que en un puesto como el suyo no se pueden hacer comentarios a título personal porque siempre serán tenidos en cuenta como si fueran afirmaciones institucionales? ¡Y menos a través de una red social como Twitter! Al menos entiendo, así de entrada, que el comentario de Zapatero, «no hay ninguna razón jurídica para sancionar a Contador», está hecho a título personal. Quiero creer que es así cuando la releo una y otra vez. Por lo que entonces no entiendo cómo es que se da eco a través de la cuenta oficial de Twitter del Gobierno de España. Si, por el contrario, el comentario de Zapatero es a título institucional estaríamos ante una situación de parcialidad más que inquietante. Así que se mire por donde se mire, no hay por dónde cogerlo.

Y es que en los últimos tiempos, parece que se estuvieran vertiendo vía Twitter muchos exabruptos por parte de famosetes; uno no sabe si es por completa ignorancia de las posibles repercusiones o simplemente por darse el gusto durante unos cuantos días de leer su propio nombre en los titulares de los medios de comunicación. Sin ánimo de ser cronológico, entre los que han escupido las tonterías más relevantes están Alejandro Sanz (que parece que ya borró los twits polémicos, yo al menos no los he encontrado en su cuenta de Twitter), David Bisbal, Arturo Pérez Reverte y Nacho Vigalondo. Yo entiendo que la línea que delimita la libertad de expresión con la moderación con la que debería moverse toda persona influyente o popular es muy delgada, y que todos somos humanos y por tanto susceptibles de arrebatarse y de dejar fluir quejas y opiniones de diversa índole. Todos podemos sulfurarnos. Todos tenemos nuestros apretones. Pero no repercute de igual forma un comentario agrio cualquiera que yo pueda decir aquí, en este humilde espacio de la blogosfera, que uno pronunciado por un entrenador de fútbol que cobra millones de euros al años, por decir un ejemplo. Éste es el precio de la fama o el de ser famoso o el de tener un puesto de relevancia en la sociedad. Por eso a Zapatero yo no le perdono que vaya dando cátedra jurídica por Twitter. Lo que tiene que hacer es gobernar. Para el caso Contador ya existen los mecanismos necesarios que dilucidarán el tema. Respételos.

De opinar sobre el caso Contador a opinar sobre cualquier caso jurídico en curso, de la relevancia pública que sea, no hay mucha distancia. Para mí es igual de inaudito que Zapatero opine sobre el primero que opine sobre las acusaciones al juez Garzón. Vamos, que Zapatero ha metido bien la pata en este asunto. A ver si para la próxima vez que le apetezca dar una opinión de ese tipo se lo piensa más o le asesoran mejor. Respecto a los famosetes, pues creo que cuantas más veces opinen y se les «vea el plumero» mejor quedarán retratados frente a fans y opinión pública en general. Los tiempos están cambiando y ahora no sólo vale tener un buen contrato con una discográfica que te proporciona un marketing que te hará vender discos como churros. Ahora, al igual que ocurre con la clase política, todo aquello que pueda retratar a estos famosetes más como personas que como artistas también será determinante para vender más o menos discos. Así que ojito, famosetes, con el Twitter…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internet y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El peligro (oculto) de Twitter

  1. Alejandro dijo:

    Una vez mas de acuerdo Daniel. Lo mas comico es que muchos de estos personajes publicos no escriben por ellos mismos…. sino que tienen los Ghost Writers que escriben por ellos. Realmente si funcinarios del gobierno (de cualquiera) pierden su tiempo escribiendo en redes sociales, pobre de nosotros que pagamos sus salarios…
    El diario Perfil de argentina publica on line 140, un blog dedicado a notar lo mas destacado de tweeter…. casi todo lo que alli hay son comentarios y peleas de politicos, jueces, etc…. http://140.perfil.com/
    Creo que para copiar lo que hizo el Presidente uruguayo Sr.Mujica: prohibio las redes sociales a sus funconarios!

    • Daniel dijo:

      Hola de nuevo Alejandro. Tienes razón y era consciente de los “ghost writes” cuando escribí ese post. De todas formas, creo, eso no quita para depurar responsabilidades. Y menos en el caso del presidente Zapatero. Lo mire por donde lo mire, me parece una metedura de pata, lo escribiera él mismo o se le escapara al asesor de turno. Yo estoy de acuerdo en que los políticos o famosos deben usar las redes sociales, sólo que deberían informarse un poco sobre cómo funcionan y las repercusiones que pueden tener sus palabras… Un abrazo.

  2. Pingback: Bisbal vuelva a hacer de las suyas en Twitter « La voz seca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s